Qué hay que tener en cuenta y qué medidas de seguridad se deben tomar para trasladar a los chicos al colegio

Con el inicio del ciclo lectivo, vuelven los transportes escolares, colectivos o individuales, por lo cual la seguridad de los niños en el ingreso y egreso de la escuela son temas a tener en cuenta por los padres 

El comienzo de un nuevo año escolar implica una cuestión importante a tener en cuenta: cómo trasladar a los chicos a su colegio, lo que repercute también en múltiples inconvenientes en el tráfico. Es habitual ver en la puerta de los colegios -en horarios de llegada o retiro-, vehículos estacionados en doble o hasta triple fila obstaculizando calles y avenidas.

Por eso el Centro de Experimentación dedicado a la investigación y análisis de la seguridad vial y automotriz (CESVI) publicó una serie de recomendaciones para transportar en forma segura a los chicos al colegio.

En primer lugar, si se traslada a los niños en auto hay que recordar que su lugar es en el asiento trasero con cinturón de seguridad, tal como lo establece la ley de tránsito, y con el Sistema de Retención Infantil (SRI) adecuado para su edad y contextura física. Además, si se organizan “pools” -compartir autos particulares-, hay que saber que sólo se pueden llevar un chico por plaza que tiene que tiene el vehículo, o sea que no se puede exceder la cantidad de ocupantes permitido.

Otra opción que usan miles de personas es son las combis o micros -transporte escolar)- pero antes de elegir este servicio hay que detenerse a verificar que cumplan con los requisitos que la ley les exige. Por ejemplo, la unidad tienen que estar habilitada por el gobierno correspondiente: en el caso de la Ciudad de Buenos Aires, en su web hay un listado con los vehículos autorizados, sus respectivos dominios, números de habilitación, vencimiento de habilitación y verificación técnica.

También hay que observar que en la parte trasera del mismo disponga del número de habilitación correspondiente y los elementos retrorreflectivos que lo hagan notar. También tiene que decir “Transporte Escolar” en sus cuatro lados, además tiene que contar con dos puertas laterales de ascenso y descenso, aunque su apertura no tiene que ser accesible a los más chicos.

"Estos buses deberán contar con matafuegos, un botiquín de primeros auxilios, y un preceptor -además del chofer- que será quien coordine y cuide a los niños"

Cuando el micro llega, hay que tomar ciertos recaudos. Si se lo está esperando en el exterior, hay que alejarse de la calle unos dos metros y esperar hasta que el vehículo se detenga y abra sus puertas para subir. Hay que asegurarse de que los chicos reconozcan y obedezcan al mayor que esté a cargo en el micro, especialmente en caso de emergencia. Y aunque es trabajo del preceptor hay que verificar que los niños se coloquen el cinturón de seguridad; de ser necesario, asistirlos para cerciorarse de que realmente quede bien abrochado y ceñido al cuerpo.

Sobre el tema se expresó Gustavo Brambati, subgerente de Seguridad Vial de CESVI: “Uno de los focos más importantes de la seguridad vial en Argentina debe ser el transporte de nuestros niños. Sin embargo, es uno de los puntos donde se observan grandes falencias. La mayoría de las jurisdicciones del país carecen de normativas que regulen la antigüedad, el estado de los vehículos o la formación de los choferes y guardas de seguridad”. 

Fuente: https://www.infobae.com/autos/2019/03/07/que-hay-que-tener-en-cuenta-y-que-medidas-de-seguridad-se-deben-tomar-para-trasladar-a-los-chicos-al-colegio

Ponemos a disposición los informes del Observatorio de Seguridad Vial para descargar.

Se abordaron dos ejes relacionados a la actualidad de la vialidad durante el último período: la utilización de tapabocas o barbijos dentro del vehículo y la percepción social sobre la creciente aparición de monopatines eléctricos en las calles y avenidas.

Parece existir en la mayoría de la población un aceptable índice de uso del tapaboca o barbijo en interior del automóvil, datos que son concordantes con la creencia en la importancia de su uso, aunque no deja de ser llamativo que todavía un 14% no lo hace, y que considera que no es obligatorio su uso.

En cuanto a los monopatines eléctricos una amplia mayoría los percibe como peligrosos o muy peligrosos. Resulta importante reafirmar la necesidad de establecer reglas viales claras y de fortalecer la educación vial ciudadana con el fin de que la convivencia entre las personas en el entramado vial, con sus cambios y transformaciones, vaya acompañado de una baja en la tasa de accidentes viales.

Ver y Descargar

En este informe nos preguntamos qué piensa la sociedad sobre la relación entre la seguridad vial y la pandemia. Los resultados muestran que la sociedad no cree que los nuevos hábitos adquiridos vayan a mejorar los índices de siniestralidad.

Asimismo se mantiene la creencia de que "el problema son los otros" una tendencia que se sostiene a lo largo de todos los informes realizados por el Observatorio y brinda una valiosa información para las campañas de concientización llevadas adelante por diferentes organismos. 

Ver y Descargar

La discusión de género está a la orden del día en los debates de la televisión, la radio y especialmente en las redes sociales. Por eso, desde el Observatorio Vial quisimos conocer si, mediante el paso del tiempo y las discusiones públicas, la mirada de las personas sobre las mujeres conductoras había cambiado. Y los resultados fueron auspiciosos.  Los resultados dejan ver una diferencia marcada por edad y género a favor de la confianza a favor de las mujeres. Es decir que, tanto las mujeres como los jóvenes, vendrían con menos “prejuicios de fábrica”.

También se consultó sobre la seguridad de los más pequeños a hora de viajar en auto. Si bien el uso de la sillita se encuentra instaurado, muchos consultados desconocían hasta qué edad era obligatorio el uso de Sistemas de Retención Infantil y cuándo podían viajar en el asiento del acompañante.  Sumadas todas las respuestas equivocadas, 6 de cada 10 desconocen qué dice la ley. Más motivos para seguir concientizando sobre la seguridad vial. 

Ver y descargar

Así como no respetar la velocidad máxima representa uno de los mayores peligros en las rutas y calles argentinas,  también respetar la velocidad mínima es clave, especialmente en rutas, autovías y autopistas. Desde el Observatorio consultamos sobre qué piensan los peatones y los conductores sobre su no cumplimiento y sobre la temeridad de la falta.  
Con respecto al rol del acompañante, la mayoría de los consultados afirmó que desarrollaba prácticas que colaboraban con que el conductor ponga su atención en la ruta y una gran mayoría dijo que le gustaría contar con mayor informacón sobre cómo llevar a cabo un acompañamiento responsable. 

Ver y descargar

A pensar de la creciente importancia de la realización de la VTV, la mayoría de la ciudadanía no tiene en cuenta cuál es la fecha de su vencimiento.
Muchos de los siniestros en las rutas tienen como causa principal la falta de descanso. Conocé los números en el primer informe del año.

Ver y descargar

La función del Observatorio de Seguridad Vial es facilitar contenido que muestre la percepción y conocimiento de la sociedad de la vialidad nacional. Compartimos los informes realizados por el Observatorio durante del año 2019

N° 1  |   N°2  |  N° 3 N° 4  |  N° 5  |  N° 6  |  N° 7  |  N° 8  |  N° 9  |  N° 10  |  N° 11

Hemos obtenidos numerosos resultados que se tradujeron en un mejor conocimiento del comportamiento social frente a la seguridad vial de nuestro país. Compartimos los informes realizados por el Observatorio durante del año 2018. 

N° 1  |   N°2  |  N° 3  |  N° 4  |  N° 5  |  N° 6  |  N° 7  |  N° 8  |  N° 9  |  N° 10  |  N° 11