Piden que los gobiernos regulen la movilidad del futuro

La sentencia es el resultado de un informe elaborado por Deloitte que analiza beneficios y desafíos de tecnologías que llegaron a nuestras vidas con la propuesta de mejorar la seguridad vial y nuestras actividades diarias.

Compartir la bicicleta. Vehículos eléctricos. Vehículos autónomos. Lanzaderas de micro-tránsito. E-scooters. Entrega de drones. Estos desarrollos están alimentando algunos de los cambios más disruptivos en el transporte desde la invención del automóvil.

El resultado podría ser un nuevo ecosistema de movilidad que permita a las personas moverse más rápido, más barato, más limpio y más seguro que hoy en día, beneficiando a viajeros individuales, gobiernos, empresas y la sociedad en general.

Durante una encuesta realizada por el Observatorio vial de CECAITRA se consultó si se consideraba que "los monopatines eléctricos de  alquiler son una opción moderna y limpia para el transporte público”. Un 54% de los consultados dijo que sí, un 29% optó por el no y un 17% dijo no saber la respuesta.

"Este nuevo dispositivo de movilidad llegó para facilitar el transporte en las grandes ciudades, donde el gran caudal de tránsito, en muchas ocasiones, dificulta la circulación. Se deben conocer sus alcances, sus prohibiciones y siempre deben respetarse las normas de tránsito. Es un vehículo que debe usarse con extrema responsabilidad", expresó Facundo Jaime, vocero del Observatorio.

En mayo de este año la Legislatura porteña aprobó la incorporación de este nuevo dispositivo de movilidad personal en el Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad. De esta manera, se reconoció a los monopatines como nuevos actores del tránsito de la Ciudad y se estableció un marco regulatorio para los mismos, habilitando su circulación en la vía pública. La prueba piloto se reglamentó y comenzó a funcionar el viernes en forma oficial. 

Sin embargo, también debe ser evaluado que ese nuevo escenario de la movilidad sustentable, autónoma y eléctrica podría ser un mundo en el que las tecnologías no probadas empeoren, en lugar de mejorar, la seguridad.

En el que la congestión se vea aumentada a medida que las personas abandonan el subte o el colectivo para usar.

La responsabilidad de prevenir estos resultados negativos recae en muchos participantes en el ámbito de la movilidad, incluidas las empresas que desarrollan nuevas tecnologías y servicios.

Pero el Estado, los reguladores y los formuladores de políticas tienen un papel crítico y único que desempeñar. Mientras que otros pueden tener intenciones loables y luchar por los beneficios sociales, el gobierno es el que, en última instancia, tiene la capacidad y la responsabilidad de salvaguardar y promover el bien público.

Regular el futuro de la movilidad es un desafío complejo, que involucra tiempos inciertos, autoridades en múltiples niveles de gobierno y una gran cantidad de problemas que se extienden mucho más allá de la capacidad de un vehículo para navegar de manera segura por las calles de la ciudad. El rápido ritmo de crecimiento y la idiosincrasia del mandato, autoridad, restricciones políticas y recursos de cualquier regulador solo aumentan la incertidumbre y la complejidad.

En este escenario, Deloitte desarrolló un documento que presenta cinco pautas para regular las tecnologías emergentes.

En el material aplica esos principios rectores a algunos de los desafíos regulatorios centrales que plantea el futuro de la movilidad, que incluyen garantizar la seguridad y funcionalidad de los vehículos autónomos y otros nuevos modos; establecer protocolos para la gestión eficiente  y segura de datos; y abordar la congestión y garantizar el acceso. Estos principios, además, son a menudo complementarios.

Las condiciones locales, por supuesto, conformarán las regulaciones específicas de cualquier jurisdicción. Al igual que con muchas de las cuestiones planteadas por el futuro de la movilidad, la misma talla jo es válida para todas.

“Nuestra intención no es abogar por más (o menos) regulación. De hecho, en algunos casos, la aplicación de nuestros principios puede resultar en una aplicación regulatoria más ligera. Nuestro objetivo es ofrecer herramientas para ayudar a los reguladores a abordar los complejos problemas asociados con la movilidad de una manera que puede ayudar a fomentar la innovación, generar prosperidad económica, mejorar la seguridad y aumentar el acceso al transporte”, dicen.

El panorama regulatorio global para la movilidad

Una serie de autoridades reguladoras han comenzado a lidiar con los desafíos planteados por el futuro de la movilidad. En general, sus esfuerzos se han centrado en un puñado de temas de alto perfil a corto plazo: la regulación de los servicios de transporte de pasajeros en rápido crecimiento y la creación de directrices para la prueba y el pilotaje de los vehículos autónomos (AV).

Movilidad compartida

Muchas agencias de transporte se vieron sorprendidas por el rápido surgimiento de la gran cantidad de personas que se desplazaban bajo demanda, lo que afectó a los mercados relativamente estables de taxis y automóviles contratados, aparentemente de la noche a la mañana.

En Londres, el viaje compartido ha desplazado a los pasajeros de los autobuses, lo que lleva a una reducción de los ingresos de las tarifas y genera dudas sobre los niveles de subsidio para algunas rutas. Los reguladores nacionales y locales se han apresurado a tomar medidas que van desde los nuevos requisitos de licencia y las tarifas por viaje, hasta los límites en el número de vehículos e incluso prohibiciones absolutas de algunos tipos de servicio.

Los reguladores han tenido que equilibrar las necesidades de los consumidores, el bienestar de los trabajadores y los intereses e innovaciones del sector privado. Incluso las nuevas opciones como los e-scooters y las motos compartidas han crecido dramáticamente, cambiando el panorama de la movilidad una vez más. Con demasiada frecuencia, las autoridades reguladoras están reaccionando, en lugar de definir de manera proactiva qué objetivos de movilidad son una prioridad y evaluar cómo las nuevas tecnologías pueden ayudar (u obstaculizar) su consecución.

Vehículos autónomos

Hasta la fecha, los desarrolladores de tecnología AV han disfrutado de un entorno regulatorio global en gran medida permisivo. Con algunas excepciones, la mayoría de las economías importantes han colocado relativamente pocas restricciones en el desarrollo o las pruebas de AV. Los gobiernos más activos han creado nuevas regulaciones o han modificado las existentes para acomodar las pruebas en carreteras públicas, aclarando las funciones y responsabilidades de los desarrolladores. Singapur, por ejemplo, en febrero de 2018 modificó su Ley de Tránsito Vial, otorgando al Ministerio de Transporte una autoridad importante para regular dónde y cuándo se pueden realizar las pruebas de AV, así como los estándares de los vehículos y los requisitos de informes de datos. En el Reino Unido, el Automated y la Ley de Vehículos Eléctricos proporcionó una aclaración importante sobre los requisitos de seguro y la responsabilidad de los vehículos que operan en modo autónomo, una de las primeras leyes que aborda el problema de manera directa.

Numerosos reguladores han tratado de permitir el rápido desarrollo de la tecnología de auto conducción al evitar reglas extensas o vinculantes. De hecho, ante la ausencia de legislación, los reguladores federales del Departamento de Transporte de los EE. UU. han optado por emitir orientación no vinculante para los desarrolladores de AV (aunque muchos estados han adoptado sus propias regulaciones). Dados los incidentes y accidentes que involucran vehículos que conducen por sí mismos, queda por verse cuánto tiempo los reguladores continuarán con estas medidas tan permisivas. El público, por su parte, parece abierto a un papel más asertivo del gobierno: el 58% de los cerca de 1.800 consumidores de Deloitte encuestados dijo que el gobierno debería ejercer una "supervisión significativa" del desarrollo y uso de AV.

Avanzar en tres retos clave de movilidad

Con algunas excepciones, los organismos reguladores a nivel nacional, regional y local no han abordado el futuro de la movilidad de una manera que considere su gama completa de oportunidades e impactos potenciales. Al centrarse en los desafíos de hoy, cómo enfrentar los servicios de transporte en rápido crecimiento o preparar el escenario para pruebas AV limitadas, los gobiernos corren el riesgo de perder la oportunidad de configurar de manera proactiva el entorno de movilidad del futuro. Un enfoque más avanzado y comprensivo de las nuevas tecnologías y servicios de movilidad basados ​​en datos y fundamentados en un conjunto de principios subyacentes puede ayudar a los reguladores a crear una guía que garantice un sistema de movilidad más eficiente, efectivo e inclusivo.

Sector público

El futuro de la movilidad probablemente desafiará a los reguladores a medida que buscan equilibrar múltiples prioridades potencialmente competidoras: fomentar la innovación y el crecimiento económico al mismo tiempo que garantizan el bien público; sopesar la seguridad a corto plazo frente a los beneficios sociales a largo plazo; desempeñando el papel de un catalizador, convocante y operador de tránsito además del creador de reglas. Los reguladores deben tener en cuenta lo siguiente:

La movilidad es un sistema interconectado. Los reguladores deben adoptar una perspectiva de todo el sistema, mientras operan dentro de los límites de su autoridad legal y realidades políticas. Las personas y los bienes se mueven a través de las jurisdicciones locales y regionales y las fronteras nacionales, y las tecnologías se desarrollan cada vez más para servir a una base de clientes global. En la mayoría de las ciudades, los residentes utilizan una gran cantidad de modos diferentes (coches privados, autobuses, trenes, bicicletas, peatones, etc.) que comparten una infraestructura crítica, creando una compleja red de interdependencias. La elaboración de regulaciones para un solo tipo de transporte o una única geografía sin un enfoque de sistemas más amplio es probable que produzca reglas que no agraden a todos los usuarios por igual. El Índice de Movilidad de la Ciudad de Deloitte, que analiza el panorama del transporte en docenas de ciudades, encuentra que este enfoque integrado por parte de los reguladores y operadores de tránsito es uno de los distintivos de los municipios con redes de movilidad líderes.

Fuente: https://www.seguridadvial.com.ar/index.php/ultimas-noticias/112-seguridadvial-com-ar/932-piden-que-los-gobiernos-regulen-la-movilidad-del-futuro 

Ponemos a disposición los informes del Observatorio de Seguridad Vial para descargar.

Se abordaron dos ejes relacionados a la actualidad de la vialidad durante el último período: la utilización de tapabocas o barbijos dentro del vehículo y la percepción social sobre la creciente aparición de monopatines eléctricos en las calles y avenidas.

Parece existir en la mayoría de la población un aceptable índice de uso del tapaboca o barbijo en interior del automóvil, datos que son concordantes con la creencia en la importancia de su uso, aunque no deja de ser llamativo que todavía un 14% no lo hace, y que considera que no es obligatorio su uso.

En cuanto a los monopatines eléctricos una amplia mayoría los percibe como peligrosos o muy peligrosos. Resulta importante reafirmar la necesidad de establecer reglas viales claras y de fortalecer la educación vial ciudadana con el fin de que la convivencia entre las personas en el entramado vial, con sus cambios y transformaciones, vaya acompañado de una baja en la tasa de accidentes viales.

Ver y Descargar

En este informe nos preguntamos qué piensa la sociedad sobre la relación entre la seguridad vial y la pandemia. Los resultados muestran que la sociedad no cree que los nuevos hábitos adquiridos vayan a mejorar los índices de siniestralidad.

Asimismo se mantiene la creencia de que "el problema son los otros" una tendencia que se sostiene a lo largo de todos los informes realizados por el Observatorio y brinda una valiosa información para las campañas de concientización llevadas adelante por diferentes organismos. 

Ver y Descargar

La discusión de género está a la orden del día en los debates de la televisión, la radio y especialmente en las redes sociales. Por eso, desde el Observatorio Vial quisimos conocer si, mediante el paso del tiempo y las discusiones públicas, la mirada de las personas sobre las mujeres conductoras había cambiado. Y los resultados fueron auspiciosos.  Los resultados dejan ver una diferencia marcada por edad y género a favor de la confianza a favor de las mujeres. Es decir que, tanto las mujeres como los jóvenes, vendrían con menos “prejuicios de fábrica”.

También se consultó sobre la seguridad de los más pequeños a hora de viajar en auto. Si bien el uso de la sillita se encuentra instaurado, muchos consultados desconocían hasta qué edad era obligatorio el uso de Sistemas de Retención Infantil y cuándo podían viajar en el asiento del acompañante.  Sumadas todas las respuestas equivocadas, 6 de cada 10 desconocen qué dice la ley. Más motivos para seguir concientizando sobre la seguridad vial. 

Ver y descargar

Así como no respetar la velocidad máxima representa uno de los mayores peligros en las rutas y calles argentinas,  también respetar la velocidad mínima es clave, especialmente en rutas, autovías y autopistas. Desde el Observatorio consultamos sobre qué piensan los peatones y los conductores sobre su no cumplimiento y sobre la temeridad de la falta.  
Con respecto al rol del acompañante, la mayoría de los consultados afirmó que desarrollaba prácticas que colaboraban con que el conductor ponga su atención en la ruta y una gran mayoría dijo que le gustaría contar con mayor informacón sobre cómo llevar a cabo un acompañamiento responsable. 

Ver y descargar

A pensar de la creciente importancia de la realización de la VTV, la mayoría de la ciudadanía no tiene en cuenta cuál es la fecha de su vencimiento.
Muchos de los siniestros en las rutas tienen como causa principal la falta de descanso. Conocé los números en el primer informe del año.

Ver y descargar

La función del Observatorio de Seguridad Vial es facilitar contenido que muestre la percepción y conocimiento de la sociedad de la vialidad nacional. Compartimos los informes realizados por el Observatorio durante del año 2019

N° 1  |   N°2  |  N° 3 N° 4  |  N° 5  |  N° 6  |  N° 7  |  N° 8  |  N° 9  |  N° 10  |  N° 11

Hemos obtenidos numerosos resultados que se tradujeron en un mejor conocimiento del comportamiento social frente a la seguridad vial de nuestro país. Compartimos los informes realizados por el Observatorio durante del año 2018. 

N° 1  |   N°2  |  N° 3  |  N° 4  |  N° 5  |  N° 6  |  N° 7  |  N° 8  |  N° 9  |  N° 10  |  N° 11