El manejo de vehículos y las adicciones

Los Andes de Mendoza,
27/6/18

El manejo de vehículos y las adicciones

Los resultados de una encuesta realizada por un instituto especializado en el tránsito revelan datos dignos de análisis sobre las adicciones Por Editorial Es preocupante la escasa sensibilidad evidenciada por algunos sectores de la sociedad -en los niveles oficiales y privados- frente a los recurrentes incidentes de tránsito y sus trágicas consecuencias. Lo peor, por supuesto, es la pérdida de vidas, pero también estos siniestros en calles y rutas dejan muchas discapacidades invalidantes permanentes. Este flagelo de los accidentes con automotores y motocicletas se ha convertido en la primera causa de muerte no natural de los argentinos y a la altura de los tiempos que vivimos no debería ser así. Un especialista como el abogado Eduardo Bertotti, director del Instituto de Seguridad y Educación Vial (Isev),sostiene que "es una verdadera paradoja que la sociedad en su mayoría naturalice la siniestralidad vial" que padecemos. Un valioso aporte que debería conducir hacia una existencia con menos sobresaltos y en armonía, puede ser considerada la encuesta que ha realizado el ya citado instituto Isev. Esta organización que lucha para disminuir la incidencia mortal de los incidentes viales, ha realizado una encuesta que, aunque no pretenda asustarnos, debería preocuparnos y movilizarnos. El trabajo -denominado "Consumo de sustancias psicoactivas y su impacto en la seguridad vial"- fue el resultado de diez cursos de formación en conductas de tránsito, con la participación de un elevado universo de cursantes. La indagación efectuada por esta entidad del ámbito civil tiene muchos flancos y por razones de espacio tomaremos algunos parámetros que nos interesan en el marco de la accidentología vial. Así, una pregunta indagaba si el consultado estaba de acuerdo con que los jóvenes de 18 años o más fumen muy de vez en cuando marihuana. En comparación con 2014 (que fue la otra encuesta realizada), aumentó casi el doble el número de jóvenes que opinó "estar de acuerdo" con el consumo de cannabis. Del 4% que lo aceptaba hace cuatro años se pasó a 10% en la actualidad. La consulta de si consentía que jóvenes de 18 años o más condujeran vehículos después de consumir drogas (más que nada marihuana) ensombrece más el panorama: en 2014, 2% "estaba de acuerdo"; luego de cuatro años ese porcentaje aumentó al 10%. Pero, lo más alarmante son las revelaciones en relación al consumo de sustancias psicoactivas y la conducción de vehículos. Mientras que 50% consideró que "no es peligroso", la otra mitad se dividió entre que "es muy riesgoso" y es "algo peligroso" el otro 25%. Y con respecto a manejar bajo los efectos del alcohol, las respuestas erizan la piel. La opción "muy peligroso" aumentó el doble, de 4% en 2014 a 8% en 2018; sin embargo ocurrió lo mismo (se incrementó el doble) pero en sentido inverso con la contestación "no es peligroso" que pasó de 16% en 2014 a 40% en este año en curso. Reflexionamos finalmente que este instrumento de indagación no intenta constituirse en una herramienta con la rigurosidad científica necesaria para sentar un diagnóstico certero, sino que su moderado propósito debe ser entendido como un aporte más a la comprensión del entrecruzamiento de temáticas tan complejas como lo son "el consumo de sustancias" y la "seguridad vial". Además debería ser motivo de estudio o análisis entre los sistemas de prevención vial oficiales; en las compañías de seguro, en las escuelas - con la adecuación necesaria a las mentes juveniles- y, fundamentalmente, en los hogares, donde debe salir la corrección y advertencia sobre las peligrosas adicciones en el contexto social.

Ponemos a disposición los informes del Observatorio de Seguridad Vial para descargar.

Se abordaron dos ejes relacionados a la actualidad de la vialidad durante el último período: la utilización de tapabocas o barbijos dentro del vehículo y la percepción social sobre la creciente aparición de monopatines eléctricos en las calles y avenidas.

Parece existir en la mayoría de la población un aceptable índice de uso del tapaboca o barbijo en interior del automóvil, datos que son concordantes con la creencia en la importancia de su uso, aunque no deja de ser llamativo que todavía un 14% no lo hace, y que considera que no es obligatorio su uso.

En cuanto a los monopatines eléctricos una amplia mayoría los percibe como peligrosos o muy peligrosos. Resulta importante reafirmar la necesidad de establecer reglas viales claras y de fortalecer la educación vial ciudadana con el fin de que la convivencia entre las personas en el entramado vial, con sus cambios y transformaciones, vaya acompañado de una baja en la tasa de accidentes viales.

Ver y Descargar

En este informe nos preguntamos qué piensa la sociedad sobre la relación entre la seguridad vial y la pandemia. Los resultados muestran que la sociedad no cree que los nuevos hábitos adquiridos vayan a mejorar los índices de siniestralidad.

Asimismo se mantiene la creencia de que "el problema son los otros" una tendencia que se sostiene a lo largo de todos los informes realizados por el Observatorio y brinda una valiosa información para las campañas de concientización llevadas adelante por diferentes organismos. 

Ver y Descargar

La discusión de género está a la orden del día en los debates de la televisión, la radio y especialmente en las redes sociales. Por eso, desde el Observatorio Vial quisimos conocer si, mediante el paso del tiempo y las discusiones públicas, la mirada de las personas sobre las mujeres conductoras había cambiado. Y los resultados fueron auspiciosos.  Los resultados dejan ver una diferencia marcada por edad y género a favor de la confianza a favor de las mujeres. Es decir que, tanto las mujeres como los jóvenes, vendrían con menos “prejuicios de fábrica”.

También se consultó sobre la seguridad de los más pequeños a hora de viajar en auto. Si bien el uso de la sillita se encuentra instaurado, muchos consultados desconocían hasta qué edad era obligatorio el uso de Sistemas de Retención Infantil y cuándo podían viajar en el asiento del acompañante.  Sumadas todas las respuestas equivocadas, 6 de cada 10 desconocen qué dice la ley. Más motivos para seguir concientizando sobre la seguridad vial. 

Ver y descargar

Así como no respetar la velocidad máxima representa uno de los mayores peligros en las rutas y calles argentinas,  también respetar la velocidad mínima es clave, especialmente en rutas, autovías y autopistas. Desde el Observatorio consultamos sobre qué piensan los peatones y los conductores sobre su no cumplimiento y sobre la temeridad de la falta.  
Con respecto al rol del acompañante, la mayoría de los consultados afirmó que desarrollaba prácticas que colaboraban con que el conductor ponga su atención en la ruta y una gran mayoría dijo que le gustaría contar con mayor informacón sobre cómo llevar a cabo un acompañamiento responsable. 

Ver y descargar

A pensar de la creciente importancia de la realización de la VTV, la mayoría de la ciudadanía no tiene en cuenta cuál es la fecha de su vencimiento.
Muchos de los siniestros en las rutas tienen como causa principal la falta de descanso. Conocé los números en el primer informe del año.

Ver y descargar

La función del Observatorio de Seguridad Vial es facilitar contenido que muestre la percepción y conocimiento de la sociedad de la vialidad nacional. Compartimos los informes realizados por el Observatorio durante del año 2019

N° 1  |   N°2  |  N° 3 N° 4  |  N° 5  |  N° 6  |  N° 7  |  N° 8  |  N° 9  |  N° 10  |  N° 11

Hemos obtenidos numerosos resultados que se tradujeron en un mejor conocimiento del comportamiento social frente a la seguridad vial de nuestro país. Compartimos los informes realizados por el Observatorio durante del año 2018. 

N° 1  |   N°2  |  N° 3  |  N° 4  |  N° 5  |  N° 6  |  N° 7  |  N° 8  |  N° 9  |  N° 10  |  N° 11