Viento Norte

Un informe elaborado por el Instituto de Seguridad y Educación Vial (ISEV) reveló que cada persona que sufre lesiones de gravedad en un siniestro ocurrido en las calles o rutas del país demanda atenciones que tienen un costo promedio de 37.000 dólares para el sistema público de salud. Si se tiene en cuenta que en todo el territorio nacional se registran cerca de un millón de accidentes viales por año, de los cuales 200.000 son de gravedad, esto quiere decir que los siniestros viales obligan a disponer de fondos públicos del orden de los 7.400 millones de dólares por año.

****************

Claro que el cálculo en este caso hace referencia a los costos materiales, pero no hay que olvidar que estas tragedias también tienen un alto costo humano y que el país posee uno de los índices más altos de mortalidad producida por accidentes de tránsito, con veintidós personas que mueren por día; es decir, casi 8.000 muertos por año, una cifra alarmante a la que se debe agregar los más de 120 mil heridos anuales de distinto grado, además de las mencionadas cuantiosas pérdidas materiales.

****************

El informe del ISEV sobre los costos materiales de los siniestros viales que ocurren en todo el país aclara que esos 7.400 millones de dólares que se gastan por año se deben a que el costo mínimo social de 37 mil dólares por herido grave en Argentina incluye los factores humano (vida, disminución permanente y temporal), vehículo, ambiente (daño en estructura vial), salud pública (sin contar rehabilitación) y costos administrativos legales. Por otra parte, no hay que perder de vista otro problema serio: la cantidad de muertos en accidentes de tránsito en el país se mantiene más o menos estable desde la década del 90. En efecto, en esos años se registraron 7.075 víctimas fatales, 7.545 en el año 2000, 8.205 en 2008, 7,485 en 2012 y 7.613 en 2014; es decir que estos preocupantes indicadores prácticamente no registraron variaciones durante más de 20 años. Si se toma como ejemplo para comparar lo que ocurrió en España en ese mismo período de tiempo, se tiene que el sistema vial en la península ibérica comenzó con 9.032 muertos y fue disminuyendo hasta llegar a los 1.680 en 2014; es decir, que se logró una reducción de casi un 80 por ciento. Países como Suecia, Holanda y Estados Unidos también lograron reducir la cantidad de muertes en esos años (63, 59 y 27 por ciento, respectivamente) gracias a campañas de prevención y a la mayor seguridad que presentan los nuevos vehículos.

****************

Expertos en seguridad vial coinciden en señalar que más del 90 por ciento de las muertes tienen su origen en causas evitables, es decir que se producen por conductas inadecuadas por parte de los conductores, ya que se distraen, no cumplen con las leyes de tránsito, realizan maniobras arriesgadas o conducen sus vehículos a velocidades muy elevadas. En el Gran Resistencia, por ejemplo, es común ver cómo en los horarios con mayor movimiento de vehículos algunos automóviles y la mayoría de los motociclistas realizan maniobras de alto riesgo en zonas de alto tránsito. La preocupante cantidad de accidentes que se registran hizo que a nivel local se ponga en marcha la campaña Resistencia sin Estrellas Amarillas, con la que se busca recordar a aquellas personas fallecidas en siniestros viales y generar conciencia sobre el respeto de las normas de tránsito. Se trata de una iniciativa que deberá ser acompañada con controles más rigurosos de las autoridades con competencia en este tema para evitar incidentes graves en un conglomerado urbano en crecimiento que, hay que decirlo, padece también la conducta de peatones y ciclistas que circulan por lugares no habilitados, cruzan por cualquier lugar o no prestan atención al entorno en el que se mueven, pese a que son el eslabón más vulnerable del sistema vial y que se llevan la peor parte en los accidentes.

 

Fuente: http://www.elcomercial.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=249214&Itemid=98 

Ponemos a disposición los informes del Observatorio de Seguridad Vial para descargar.

Una vez más, se encuentra la presencia de actitudes contradictorias y ambivalentes de la población ante las normas de tránsito y  la prevención vial. Si bien la mayoría de los consultados afirma estar de acuerdo con la instalación de alcoholímetros en bares, restaurantes y locales bailables, sólo el 14% se sometería voluntariamente a los controles. El 27% de la población considera que la peligrosidad de llevar objetos sueltos dentro del auto es baja y con respecto a llevarse el dedo a la nariz mientras el vehículo se encuentra detenido, el 53% dice casi nunca hacerlo. 

Ver y descargar aquí

En el informe del mes de Mayo, se han abordado tres ejes principales: respeto de los ciclistas hacia las normas, el riesgo por los carteles publicitarios en las rutas y, por último, la habilitación de bicicletas eléctricas o a motor en la bicisenda

Ver y descargar

En el informe del mes de Marzo, se han abordado tres ejes principales: El uso de la bocina: utilización y normativa, la posibilidad de existencia de controles automáticos y obligatorios de alcoholemia en los puestos de peaje y, por último, el uso de dispositivos de localización en automóviles.

Ver y descargar

Los encuestados han demostrado un amplio apoyo a la hipotética posibilidad de instaurar carriles exclusivos para motos y motocicletas en avenidas principales y a la implementación del registro de conducir digital

Ver y descargar

Se consultó sobre dos problemáticas en auge durante el período vacacional: el uso de cuatriciclos y el abandono de mascotas. Los resultados no dejan dudas de la opinión de la sociedad en ambos puntos. 

Ver y descargar

La mala utilización de las banquinas genera malestar entre los conductores y embotellamientos que perjudican la correcta fluidez del tránsito. Conoce los números de esta conducta tan arraigada en nuestra sociedad.  

Ver y descargar

Hemos obtenidos numerosos resultados que se tradujeron en un mejor conocimiento del comportamiento social frente a la seguridad vial de nuestro país. Compartimos los informes realizados por el Observatorio durante del año 2018. 

N° 1  |   N°2  |  N° 3  |  N° 4  |  N° 5  |  N° 6  |  N° 7  |  N° 8  |  N° 9  |  N° 10  |  N° 11