“El 86% de los mendocinos utiliza el cinturón de seguridad”

CICLO DE ENCUENTROS 

Domingo, 29 de abril de 2018 | Edición impresa

El director ejecutivo de la Agencia Nacional de Seguridad Vial asegura que Mendoza es la que mejores índices de seguridad muestra en Cuyo.

Carlos Pérez: “El 86% de los mendocinos  utiliza el cinturón de seguridad”
Ignacio Blanco / Los Andes

Por Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

 

Carlos Alberto Pérez (56) tiene a su cargo una tarea para nada simple, pero en la que ya ha empezado a dejar huellas. Desde 2015 es el director ejecutivo de la Agencia Nacional de Seguridad Vial y –de a poco– está involucrando a todas las provincias del país en la tarea de trabajar en conjunto todas las políticas, medidas y acciones que apunten al mejoramiento de esta materia. También en la que obliga a reducir la siniestralidad.

Pérez participó del Ciclo de Encuentros de Los Andes, donde se intercambiaron ideas sobre seguridad vial, y el funcionario dejó conceptos más que interesantes.

Por ejemplo, resaltó que Mendoza es una de las provincias en las que la gente más usa el cinturón de seguridad (86% de los conductores) y el casco, en el caso de los motociclistas.

No obstante, destacó que la situación de la Argentina hoy es preocupante en el tema que lo ocupa. “A nivel mundial está complicada en cuanto a seguridad vial. La ONU en su programa de diseño había pretendido entre 2010 y 2020 bajar a 50% el índice de siniestralidad a nivel mundial. Pero cuando se hizo la revisión de término medio, en 2015, no solamente no estábamos alcanzando el objetivo, sino que por cierto era muy difícil que lo lográramos”, resumió. 

 

–¿Cómo está el país en materia seguridad vial?

–En Argentina tenemos mucho trabajo por delante. Pero lo importante es que nos estamos ocupando, y ya estamos instalando el tema en la agenda desde el más alto nivel de la gestión de gobierno. El mismo presidente Macri, en sus palabras de apertura de las sesiones ordinarias del Congreso, dejó como un punto importantísimo el tratamiento de la seguridad vial como país. Habló no solamente de cómo nos tenemos que cuidar y lo evitables que son estos hechos, sino, por sobre todas las cosas, destacó que también iba a trabajar mucho en la penalización de aquellos que no cumplieran con las normas. Para nosotros es realmente muy importante, porque hay un involucramiento del máximo nivel de la gestión de gobierno. Estamos mal, pero estamos trabajando muy bien. 

 

–¿Cuán importante para esto es la federalización y la necesidad de políticas públicas uniformes en todo el país?

–Estamos trabajando por primera vez muy unidos en el Consejo Federal de Seguridad Vial, que es el que reúne a los principales responsables de seguridad vial en el país. Y estamos logrando los consensos que necesitamos en la urgencia. Mucho tienen que ver con esto los controles y la fiscalización. Estamos logrando armar protocolos conjuntos para que los ciudadanos puedan ser controlados en materia de tránsito y transporte de la misma manera, con el mismo criterio desde Ushuaia hasta La Quiaca. Porque para nosotros es importante que esa acción conjunta vaya haciéndole entender al ciudadano común el problema. 

–¿En qué fallan el conductor o el peatón?

–No tenemos conciencia de las consecuencias que tiene no cumplir las normas. La consecuencia puede ser un herido grave o un fallecido. Está instalado el “a mí no me va a pasar”. Tenemos que trabajar sobre eso, en entender que a cualquiera de nosotros nos puede pasar. Y esto es evitable.

 

–¿Cómo se puede cambiar esta inclinación a no respetar las normas?

–Hay que trabajar muchísimo en educación vial, desde muy chiquitos. También en la concientización en adultos y adolescentes. Tenemos que trabajar con las campañas de concientización, porque es muy importante para nosotros. Estamos muy agradecidos con actividades como este Ciclo de Encuentros, porque ayudan a instalar el problema. A veces nos cuesta a nosotros mismos, funcionarios, entender lo que enfrentamos. Es importante que trabajemos mucho en la educación, en el compromiso ciudadano, en el respeto a las normas. Uno no reconoce las inconductas como peatón hasta que no se sube a un auto y conduce un vehículo. Entonces uno empieza a ver que en el ámbito más democrático –la vía pública– cada uno hace lo que mejor le parece y no respeta las normas. Si lográramos que los argentinos entendiéramos que respetando las normas vamos a bajar el índice de siniestralidad, lo haríamos en corto tiempo.

 

–¿En qué acciones concretas está trabajando la Agencia de Seguridad Vial?

–Lo más importante que estamos haciendo es promover la creación de observatorios viales en todas las provincias. Para que todas se involucren en conocer qué es lo que les pasa en materia de seguridad vial. Si no hay información, es muy poco probable que se aplique una política pública eficiente. Afortunadamente ya hemos firmado 16 convenios en nueve provincias que están trabajando con sistema propio de la Agencia de Seguridad Vial y que cargan los datos on line. A partir de ahí podemos hacer en conjunto –Provincia y Nación– los análisis de esa problemática, y así poder empezar a aplicar alguna política pública eficiente. Es importante hasta el siniestro más chico, porque si hay una esquina en la que en los últimos dos meses se produjeron cinco incidentes, evidentemente tenemos que ver qué pasa allí. Porque el sexto puede llevarse la vida de alguien...

 

–¿Qué otro aspecto es prioritario, además de recopilar información?

–También estamos trabajando en el control y la fiscalización. Estamos trabajando mucho en la capacitación de las policías provinciales para que tengan el criterio y la mirada de la seguridad vial en el control de las rutas. Porque hoy tienen una formación más orientada hacia el delito, pero nosotros necesitamos que empiecen a mirar otras cosas. Y lo hemos logrado y conseguido en un programa que pusimos en marcha con todas las policías del NEA y del NOA. La idea es avanzar después con Cuyo.

 

Mendoza, con buena perspectiva

–¿Cuál es la realidad de Cuyo en esta problemática?

–Fruto de los estudios que hemos hecho a lo largo y ancho del país, la región de Cuyo, especialmente Mendoza, es la que muestra los mejores índices en materia de seguridad vial. El informe es muy completo, y uno puede empezar a ver y conocer las realidades de cada región y provincia, y analizarlas. Cada región tiene su particularidad.

 

–¿Dónde se evidencia que Mendoza está mejor que otras regiones?

–Por ejemplo, Mendoza tiene un 86% de conductores que usan el cinturón de seguridad. Incluso, el uso del casco en la moto también, aunque a los locales les pareciera que no. Hay otros distritos donde casi no se utiliza el casco. El índice de siniestralidad es bajo. Mendoza ha tenido muchos incidentes importantes en estos últimos dos años, sobre todo con transportes de pasajeros que no estaban habilitados y demás. Esas consecuencias impactan en la provincia, pero en realidad vienen de otro lado. Mendoza está en un lugar geográfico donde muchas veces la siniestralidad impacta en los datos locales, pero lo cierto es que Mendoza no tiene la responsabilidad de control y fiscalización porque son rutas nacionales. Allí deben estar presentes las fuerzas nacionales. Estamos trabajando muy bien, Mendoza ha trabajado muy bien. Por ejemplo, hace dos años esta provincia tenía un sistema local de licencias que otorgaba la Policía de la provincia. Cuando vinimos a mostrar el sistema nacional de licencias de conducir, aquí rápidamente se pusieron en movimiento y en menos de un año logró imponerse la licencia nacional de conducir en todo el territorio.

 

–El hecho de que haya estadísticas, ¿lleva a que la gente abandone el “a mí no me va a pasar”?

–Es lo que pretendemos. Todo apunta a eso, a crear esa conciencia ciudadana que nos permita que empecemos a cuidarnos entre nosotros. Porque siempre reclamamos cuestiones del Estado. Pero acá hay un tema individual, de conciencia ciudadana. Y ahí es donde tenemos que trabajar, y tratar que la gente entienda que puede hacer algo para que este flagelo que es la siniestralidad vial se termine.

 

Perfil

Carlos Alberto Pérez

Tiene 56 años y es director ejecutivo de la Agencia Nacional de Seguridad Vial desde diciembre de 2015.

En 2007 comenzó a desempeñarse en la gestión pública como asesor para la creación de la Policía Metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires, y entre 2012 y 2015 ocupó el cargo de director del Cuerpo de Tránsito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

Fuente: https://losandes.com.ar/article/view?slug=carlos-perez-el-86-de-los-mendocinos-utiliza-el-cinturon-de-seguridad 

Ponemos a disposición los informes del Observatorio de Seguridad Vial para descargar.

Con relación a los diferentes grados de derechos y obligaciones que los peatones asumen a la hora de comportarse en las calles, la mayoría de los consultados opinó que no se sienten respetados en su prioridad de paso (53%) casi nunca o nunca,  pero no parecen reconocer las irresponsabilidades propias: “todos se manejan de manera irresponsable en las calles menos yo. 

 

Ver y descargar aquí

Una vez más, se encuentra la presencia de actitudes contradictorias y ambivalentes de la población ante las normas de tránsito y  la prevención vial.  Mientras que en términos individuales suelen responder que se ajustan a las normas y creen en la prevención, a la vez suponen que son los demás, es decir, la mayoría de la población, los que no tienen esa misma predisposición.  

De los datos obtenidos es posible observar que en opinión de la sociedad en general, resulta bajo el nivel de respeto a la norma del uso del casco por parte de los motociclistas, y la falta de conciencia sobre su peligrosidad es posible de atribuir a una faltante de educación vial con relación a la peligrosidad en el uso de motos y motocicletas y la gravedad del no uso de casco.  

Ver y descargar aquí

Una vez más, se encuentra la presencia de actitudes contradictorias y ambivalentes de la población ante las normas de tránsito y  la prevención vial. Si bien la mayoría de los consultados afirma estar de acuerdo con la instalación de alcoholímetros en bares, restaurantes y locales bailables, sólo el 14% se sometería voluntariamente a los controles. El 27% de la población considera que la peligrosidad de llevar objetos sueltos dentro del auto es baja y con respecto a llevarse el dedo a la nariz mientras el vehículo se encuentra detenido, el 53% dice casi nunca hacerlo. 

Ver y descargar aquí

En el informe del mes de Mayo, se han abordado tres ejes principales: respeto de los ciclistas hacia las normas, el riesgo por los carteles publicitarios en las rutas y, por último, la habilitación de bicicletas eléctricas o a motor en la bicisenda

Ver y descargar

En el informe del mes de Marzo, se han abordado tres ejes principales: El uso de la bocina: utilización y normativa, la posibilidad de existencia de controles automáticos y obligatorios de alcoholemia en los puestos de peaje y, por último, el uso de dispositivos de localización en automóviles.

Ver y descargar

Los encuestados han demostrado un amplio apoyo a la hipotética posibilidad de instaurar carriles exclusivos para motos y motocicletas en avenidas principales y a la implementación del registro de conducir digital

Ver y descargar

Se consultó sobre dos problemáticas en auge durante el período vacacional: el uso de cuatriciclos y el abandono de mascotas. Los resultados no dejan dudas de la opinión de la sociedad en ambos puntos. 

Ver y descargar

La mala utilización de las banquinas genera malestar entre los conductores y embotellamientos que perjudican la correcta fluidez del tránsito. Conoce los números de esta conducta tan arraigada en nuestra sociedad.  

Ver y descargar

Hemos obtenidos numerosos resultados que se tradujeron en un mejor conocimiento del comportamiento social frente a la seguridad vial de nuestro país. Compartimos los informes realizados por el Observatorio durante del año 2018. 

N° 1  |   N°2  |  N° 3  |  N° 4  |  N° 5  |  N° 6  |  N° 7  |  N° 8  |  N° 9  |  N° 10  |  N° 11